Ejecución del Fallo

Las sentencias dictadas por los tribunales alemanes, a menos que sean objeto de apelación o revisión, son definitivas y obligatorias. Ellas pueden hacerse cumplir en Alemania como también en cualquier país de la UE y/o AELC en conformidad a las leyes aplicables. También es posible hacerlas cumplir en otros países con los cuales Alemania ha establecido tratados bilaterales para el cumplimiento de sentencias. Fuera del ámbito de estos acuerdos, es difícil hacer cumplir una sentencia, y en la práctica a veces imposible.

Los laudos arbitrales emitidos por tribunales arbitrales en Alemania, a menos que sean dejados sin efecto por un tribunal alemán, son también definitivos y obligatorios. Ellos pueden hacerse cumplir en Alemania así como en más de 145 países contratantes de la Convención de Nueva York sobre el Reconocimiento y Ejecución de las Sentencias Arbitrales Extranjeras de 1958 (“Convención de Nueva York”). La ventaja más significativa del arbitraje es probablemente la posibilidad de hacer cumplir los laudos arbitrales a nivel global, lo cual hace que sea un importante método de resolución de disputas internacionales.

La decisión de experto y/o acuerdos amistosos alcanzados por las partes en procedimientos extrajudiciales de mediación o conciliación no son ejecutables. Sin embargo, se pueden convertir en ejecutables tanto en Alemania como también en otros países. Para que sean aptos de ser ejecutables en Alemania deben ser autenticados por un Notario Público alemán. Para que sean ejecutables fuera de Alemania existe la posibilidad de instruir a un árbitro para que emita un laudo arbitral en los mismos términos ya acordados por las partes. Los acuerdos amistosos alcanzados por las partes en mediaciones que forman parte de un procedimiento judicial se pueden hacer cumplir en Alemania.