Mediación

¿Qué es Mediación?

La mediación es un procedimiento de resolución de conflictos informal, pero estructurado. Un mediador es empleado para facilitar y asistir a las partes en alcanzar una resolución amistosa de la controversia.

Las principales características de la mediación son que proporciona: un procedimiento voluntario, no vinculante, confidencial y basado en el interés de las partes. Las partes son libres para terminar una mediación en cualquier tiempo después de la primera reunión. Ninguna decisión puede imponerse a las partes involucradas y ellas pueden o no llegar a un acuerdo. El principio de confidencialidad asegura que cualquier opción que las partes discutan no tendrá consecuencias más allá del proceso de mediación. Que se trate de un proceso basado en en interés de las partes significa que los criterios establecidos para alcanzar una resolución del conflicto no sólo deben ser conforme a derecho, sino que también pueden incluir consideraciones relativas a intereses financieros, económicos y personales.

El rol del mediador es asistir a las partes en la consecución de un acuerdo negociado. A diferencia de un árbitro, un mediador no toma decisiones. En una mediación facilitativa, el mediador sólo asiste a las partes en sus comunicaciones y negociaciones. En una mediación evaluativa, el mediador también entrega una evaluación no vinculante de la disputa.

Beneficios principales

En general, la mediación puede emplearse en todo tipo de controversias. Uno de los principales beneficios de la mediación es que las partes pueden acordar tomar en consideración una amplia variedad de aspectos, especialmente concernientes a los intereses comerciales y económicos. El procedimiento es flexible y puede ser hecho a la medida de las necesidades individuales de las partes. Sin embargo, la mediación puede que no sea el método correcto para resolver una disputa, si especialmente por ejemplo: las partes necesitan sentar un precedente, o si una parte busca vindicación pública, o si una o más partes requieren una opinion (jurídica) neutral.